CRÍTICA | Jersey Boys, el musical de Clint Eastwood

jersey_boys_movie_poster

Hace un par de semanas se estrenó en la cartelera española Jersey Boys, la enésima película del incansable Clint Eastwood, que a sus 84 sigue dirigiendo sin intención de retirarse. El film es una adaptación del musical que triunfa en Broadway y en los teatros de todo el mundo desde el 2005 y que ha ganado Grammys y Tonys. El musical a su vez también es una adaptación de la llegada al éxito de Frankie Valli and The Four Season, boyband que triunfó en los años 60 con éxitos como “Sherry” o “Big girls don’t cry” entre muchas otras que se caracterizaba por los falsetes de su cantante.

A priori parece que Clint Eastwood está un poco fuera de lugar al retratar una historia un poco alejada a lo que nos tiene acostumbrados. Y la verdad es que empieza dubitativo, la temática sobre unos chicos de clase baja de New Jersey que trapichean con la mafia y sueñan con ser famosos mientras tocan en eventos de barrio, parece más propia de Scorsese que del que fuera Harry el sucio. Poco a poco los números musicales van cogiendo importancia, y lentamente Eastwood empieza a DIRIGIR en mayúsculas. Muy pocos directores mueven la cámara como el realizador de San Francisco. Siempre he afirmado que Eastwood es mucho mejor director que actor, y es que quizás todos los matices que le costaba sacar para la creación de sus personajes, los muestra con suaves travelings y una cámara que saca todo el potencial de cada una de las escenas.

Los guionistas Marshall Brickman y Rick Elice, junto con Eastwood deciden intentar dar más profundidad a la historia dando una mayor importancia a la relación del grupo con la mafia a lo largo de su camino al estrellato. El intento resulta interesante, pero acaba siendo un simple recurso que usan cuando quieren para dar más intensidad a los conflictos, y no la trama principal.

El reparto a excepción de Christopher Walken en el papel del mafioso Gyp DeCarlo, está formado por un grupo de desconocidos de la gran pantalla pero con probada experiencia en Broadway. John Lloyd Young, quien ya interpretó al protagonista Frankie Valli en Broadway en 2006 y ganó un Tony por ello, Eric Bergen y Michael Lomenda interpretan a Bob Gaudio y Nick Massi, quienes también habían participado en la versión musical; y por último Vincent Piazza quien no estaba en el musical pero tiene muy por la mano el papel de mafioso como podemos ver en Boardwalk Empire.

En resumen, no estamos ante la mejor película de Eastwood, pero su dirección como siempre vale la pena. El guión no da para más pero cumple, la película entretiene y no se hace pesada.

NOTA

nota6t

Advertisements