CRÍTICA | MINICRÍTICA de MAGICAL GIRL (Carlos Vermut)

MGCarlos Vermut se ha convertido en un nombre en mayúsculas de la cinematografía española con su segunda película, Magical Girl. Y no es para menos, después de arrasar en San Sebastián llevándose el premio gordo, la Concha de Oro, y sorprender a todos los críticos, llega ahora a las carteleras para intentar convencer también al gran público. Y esta tarea no le va a resultar nada fácil porqué Magical Girl no es comercial. Tiene un ritmo pausado y una narrativa enrevesada enfocados a un gran in crescendo final. Da información a cuenta gotas, y busca una lógica propia que hace mover a los personajes en un cuento perverso.

MAGICALGIRLMagical Girl nos cuenta como Luis, un profesor en paro que tiene una hija con leucemia, intenta hacer realidad su último deseo chantajeando a Bárbara. Lo que desconoce es que Damián, un profesor retirado con un oscuro pasado fue y sigue siendo el ángel de la guarda de Bárbara. Lo más interesante de la película no es tanto el qué como el cómo. El universo de Vermut es muy peculiar, y como te indica el prólogo te pide que tengas un salto de fe y que te unas a esa experiencia. La película va de menos a más gracias a las interpretaciones. Empieza estática y algo torpe, pero poco a poco, a medida que van encajando las piezas del puzzle la película crece, hasta un gran clímax final. Grandes actuaciones de Bárbara Lennie y José Sacristán. Puede parecer mejor o peor, pero si en algún momento nos hemos quejado de que el cine español siempre cuenta las mismas historias, con Magical Girl, tenemos la demostración que hay películas que se salen del molde.

NOTA

nota7t

 

Advertisements