CRÍTICA | Interstellar, viaje de Nolan hacia el interior de la humanidad

Interstellar-0a5

Christopher Nolan, director de origen británico convertido en máximo bastión del gran cine comercial de Hollywood estrenó la semana pasada su última película, Interstellar. Después de cerrar la trilogía de Batman en 2012 con The Dark Knight Rises (El Caballero Oscuro: la leyenda renace), y sorprendiera con un gran despliegue de medios con Origen el año 2010; Nolan vuelve con un film de 169 minutos que busca ser la odisea espacial de la temporada (curioso que el año pasado una de las películas que más arrasó también fuera de un género como es la ciencia ficción espacial, bastante mínimo). Las primeras reacciones respecto a la cinta había disparidad de opiniones: desde comparaciones con 2001: A Space Odissey y con Jaws (Tiburón) hasta declaraciones afirmando que ésta es la peor película de Nolan en toda su filmografía.interstellar5

El director que genera más hype del séptimo arte ha estrenado a lo grande, película lanzada de forma simultánea en prácticamente todo el mundo el fin de semana pasada para evitar filtraciones, spoilers o cualquier tipo de piratería. Interstellar nos muestra la odisea espacial de Cooper padre de familia entregado que vive en una sociedad de un futuro cercano en la que La Tierra se está quedando sin recursos. El protagonista, ingeniero de profesión, tras un desafortunado accidente con una nave de la NASA, perdió la opción de salir del planeta. Tras unos extraños sucesos, Cooper tiene la oportunidad de pilotar la última nave que puede despegar desde una sede secreta de la NASA, y aunque tenga que dejar atrás a sus hijos, no puede evitar sentirse atraído por el espacio exterior. Junto con un grupo de científicos entre los que está Amelia emprenden un viaje hacia nuevos mundos para poder salvar la humanidad.

El viaje interestelar es un compendio con resultado desigual entre la dualidad entre ciencia y el sentimiento. Los límites de la ciencia son puestos a prueba y nos pide un salto de fe hacia la creencia de los sentimientos, una vez nos encontremos en un callejón sin salida de las fórmulas empíricas. La película conforma una interesante reflexión sobre los límites de la ciencia y del ser humano. Habla de la fuerza de la voluntad, las ambiciones, los sueños y el espíritu de superación. La emoción que transmite el film es más mérito de los actores, sobretodo de Matthew que del propio Nolan que parece que los momentos emotivos no se le acaban de dar demasiado bien, ya que se basa en repetir una y otra vez la misma escena-tipo haciendo referencia a los niños o al punto débil de cada personaje.  o-JESSICA-CHASTAIN-INTERSTELLAR-facebook

Pero lo que más decepciona, durante los excesivos 169 minutos de su duración, es el exceso de sobrexplicación que reina en toda la película. Cada vez que acaba un acto, una escena de acción, los hermanos Nolan -no olvidemos que Johnatan colabora como siempre como guionista- deciden poner molestos epílogos explicando verbalmente lo que acabamos de ver y qué significa. Este hecho mata la capacidad que tenían todas sus anteriores películas (en Inception (Origen) menos) de crear teorías y pensarla. A diferencia de los rompecabezas que son Memento o The Prestige (El Truco Final), aquí el espectador, a pesar de no entender tecnicismos, siempre va dos pasos por delante, no sorprende, resulta demasiado previsible y trata al espectador de estúpido.

Una vez más, pero Nolan muestra una producción impecable, visualmente abrumadora con una gran fotografía de Hoyte van Hoytema y un muy buen montaje de Lee Smith. Una vez más el director originario de Londres vuelve a probar su maestría en sus escenas de acción; y tensión gracias a la segmentación de las escenas mediante el montaje. Nolan pone a prueba los límites del espectador, como ya hiciera en la escena final de Origen. ut_interstellar2_f

Matthew McConaughey es amo y señor de la película. Sigue mostrando que es una bestia interpretativa y lo da todo para que la película funcione. El tejano es acompañado por el habitual de Nolan, Michael Caine haciendo de Michael Caine de forma magistral, Anne Hathaway con una interpretación simplemente correcta, Jessica Chastain, Casey Affleck y John Lithgow entre otros.

Interstellar es probablemente la película más irregular de Nolan, dónde la espectacularidad y el contenido formal de la película y la gran actuación de McConaughey palidece ante la sobrexplicación y la indecisión entre hacer una película más fría o hacer una oda al amor y al sentimiento. Además tampoco consigue resolver con demasiada gracia la problemática de las paradojas temporales.

NOTA

nota6t

Advertisements