CICLO WESTERN | TEXAS, W. Holden y G. Ford, los jóvenes aventureros

texas-poster

George Marshall (Destry Rides Again – Arizona) nos trae otro western que muestra una vez más las constantes en su cine, y concretamente en uno de sus géneros favoritos teniendo en cuenta el número de films que hizo. En Texas nos presenta a Dan Thomas y Tod Ramsey dos amigos que tras la Guerra Civil Estadounidense vagan sin rumbo por el sur entre Kansas y Texas. Su aventura en busca de comida, trabajo y dinero pronto se tuerce al estar implicados en luchas de boxeo, un atraco a una diligencia y negocios de los primeros poderosos de los Estados dotados por el ferrocarril.

Como en anteriores películas Marshall se sirve de una historia que se mueve entre la comedia y la aventura no sin lanzar una crítica hacia la civilización y los juegos sucios de los poderosos. Con ritmo ágil y con unos simpáticos personajes asistimos a una película entretenida y sin grandes pretensiones cuyo elemento más memorable es la presentación de unos jovencísimos William Holden y Glenn Ford, actores que posteriormente saltarían a la fama y se convertirían en dos más que notables figuras del cine clásico. El carácter socarrón de Dan Thomas interpretado por William Holden se compenetra con la ética de Tod Ramsey interpretado por Glenn Ford, y ambos consiguen salir adelante de los líos y enredos que les mete el primero. Ni siquiera la aparición de la bella Claire Trevor (La Diligencia) puede separarlos.

texas-1

Texas es ante todo una visión positiva y optimista a los problemas evidentes de un país y una sociedad segmentado y destrozado por el paso de una guerra civil tratado con humor y cierta ligereza que no tiene porqué ser negativa. Una historia simple de buenos contra malos con escenas muy divertidas, en las grandes llanuras por civilizar donde más que el teórico peligro de los indios, la amenaza está dentro del pueblo y tiene cara amable y personalidad encantadora.

El film de George Marshall se deja ver, es divertido, pero más allá de juntar a dos actores como William Holden y Glenn Ford no pasa a la historia ni del cine, ni del género. 

NOTA

nota5t

Advertisements